La música y sus géneros.

5 06 2009

Por Juan Alberto Ruiz Bermúdez

RIQUEZA DE ESTILOSHace unos meses me topé en un blog dedicado a tecnología, con un agarrón épico entre un seguidor de Metallica que buscaba boletos para alguna de las presentaciones en la Ciudad de México, y otro más ingenuo qué, para dar un ejemplo de lo difícil que resulta la compra vía telefónica, contó su experiencia para adquirir boletos sólo que para un concierto de reggaetón. Como la lógica social marca, ambos terminaron a jalones de pelo cibernético y mentadas de madre en código binario, intentando que prevaleciera su gusto musical.

El fondo de la discusión radicaba en que cada uno trataba de imponer su punto de vista, alegando que el otro, era un “bestia idiota” por escuchar lo que su conciencia le dictaba. Tomemos un argumento por bando. El metalero decía: “Eres un idiota por decir que el reggaetón es música. Sólo son unos pinches padrotes refregándole su pistola a un montón de viejas pu…” hasta acá lo dejamos. El reggaetonero alegaba: “Y tú, con el pelo largo y sucio, siempre vestido de negro como señora en luto y moviendo la cabeza como idiota enfermo y ni siquiera sabes lo que dicen con esa voz de marrano a medio morir”. La verdad es que me divirtió mucho esa confrontación. Pero en el fondo me planteó una duda legítima: ¿cuál de los dos tenía razón?, ¿hay música mejor que otra? Yendo un poco más allá, ¿hay música que al escucharla te hace mejor persona?

La música es parte de la cultura y educación de cada uno, los gustos musicales se forman por imitación, aprendizaje y convivencia en el medio en que nos desarrollamos. Por ejemplo yo hablo español porque nací en un núcleo social que lo habla, sólo por eso, no elegí el idioma, ni sé si me hace mejor, y este mismo principio se puede extrapolar a la música. Hay muchos núcleos sociales que por educación o ubicación geográfica, tienen a determinado tipo de música como la más común y quienes nacen ahí, la adoptan: los del norte del país la norteña, los del centro la cumbia o salsa, etcétera. Nuestra historia personal está llena de recuerdos y vivencias que fortalecen estas asociaciones, llamémosles psicosomáticas, y con el paso de los años, y en ocasiones aún sin ser alimentadas, se guardan en un profundo subconsciente que a la menor provocación estalla y nos arranca un sentimiento reconocido a la lejanía.

No existe música que te haga mejor ni peor persona, la música no funciona en ese nivel. La música fortalece o desborda el sentimiento contenido en cada persona que lo escucha; quien es asesino lo será aún así escuche música de Bach, Mozart o Händel, o un gran escritor no lo es menos si entre su colección de discos se haya la discografía completa de Los Tucanes de Tijuana. Lo relevante y a lo que debemos de apostar,  es que cada uno de nosotros tenga la capacidad de abrirse a nuevas posibilidades y experimentar con los géneros musicales y crearnos una referencia propia.

Regresando al ejemplo que propició esta reflexión y para los que son mexicanos y gustan de este tipo de música, deben saber que ninguna es propia de nuestra cultura, han llegado por influencia externa y ninguna es mejor que la otra. Los que escuchan reggaetón siguen un patrón de vida y convivencia, al igual que los metaleros, pero en el fondo, todos cargan con una formación musical nuclear. Por más reggaetonero o metalero que se sea, cuando dicen que los felinos todos son de color pardo y el humor etílico recorre los resquicios del alma, corre una especial adrenalina al comenzar los compases de una canción ranchera, norteña, cumbia, salsa o cualquiera que nos agrupe como sociedad. Nadie podrá negarlo.

La música existe para el disfrute de los sentidos y regocijo del alma sin preocuparse en los estilos que la agrupan. Nos entreguemos al disfrute y dejemos que la historia haga su trabajo.

Anuncios

Acciones

Information

One response

5 06 2009
Btillo

Un buen ejemplo de lo que comentas es la película: “La Naranja Mecánica” de Stanley Kubrick, donde el protagonista Alex (Malcolm McDowell) es una lacra de su sociedad, sin embargo tiene un adictivo gusto por la música de Ludwig van Beethoven.

Es muy complejo para mi encasillar o establecer que persona escuchará tal género musical, si bien por su estrato social, cultural ó económico.

Aunque lo mejor creo que es respetar y disfrutar la música que cada persona quiera escuchar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: